Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

¿Qué es la diabetes y por qué la nutrición puede ayudar?

Ago 9, 2021
Qué es la diabetes

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento de la glucosa circulante en la sangre. ¿Por qué ocurre esto? Imagina la escena:
Una persona sana, al comer un plato de pasta, por ejemplo, envía una media de 60g de carbohidratos al organismo, que se convierten en glucosa. En ese momento entra en acción la insulina, la hormona encargada de llevar esta glucosa a las células, donde serán utilizadas como energía o almacenadas. Cuanto más carbohidratos coma esta persona, más insulina producirá para transportar esta glucosa. Sin embargo, cuando el cuerpo no produce suficiente insulina, las células no absorben parte de esta glucosa para su uso. Allí permanece, circulando en la sangre y acumulándose, hasta que aparece la “hiperglicemia”. Esta condición puede traer problemas de salud, por ejemplo: problemas cardiovasculares, cáncer y problemas neurológicos.1
Desafortunadamente, la diabetes aumenta cada año no solo en los adultos mayores, sino en las personas mayores de 30 años. Se estima que en la actualidad hay aproximadamente 425 millones de adultos con diabetes mellitus en el mundo. Solo en 2015, hubo más de 4 millones de muertes por esta enfermedad. 1,2

Las principales causas del aumento de la diabetes en el mundo son: 3
Aumento de peso;
Aumento del estilo de vida sedentario;
Consumo de alimentos ricos en azúcares y grasas.


¿Sabías que el 50% de las personas con diabetes no saben que tienen la enfermedad? Es muy importante que el diagnóstico se realice lo antes posible para que pueda comenzar el tratamiento. 4

Tipos de diabetes 1, 5, 6

Diabetes Mellitus 1: ocurre con menos frecuencia y se considera de tipo autoinmune, es decir, cuando el propio sistema inmunológico ataca las células del páncreas responsables de producir insulina. Está más presentes en los niños (90%). Tratamiento: Reemplazo de insulina. Debe combinarse con terapia nutricional, como el recuento de carbohidratos, el autocontrol, además de la actividad física regular y planificada para mantener los valores de glucosa en sangre dentro de los límites normales.

Diabetes Mellitus 2: es la más común. Ocurre durante toda la vida (a partir de los 30 años) debido a los malos hábitos alimenticios y al mal estilo de vida. No siempre se trata con medicación. Los cambios en el estilo de vida, la actividad física y los cambios en la dieta pueden traer grandes resultados, incluida la remisión de la enfermedad, es decir, la persona puede comenzar a mantener niveles normales de glucosa manteniendo sólo estos hábitos saludables.

Diabetes Gestacional: ocurre sólo durante el embarazo debido a la acción de las hormonas que inhiben la producción de insulina. El tratamiento suele ser ejercicio seguro y cambios en la dieta. Sin embargo, si la diabetes persiste, el médico puede optar por utilizar medicamentos.

Pre-Diabetes: ocurre cuando los niveles de glucosa en sangre son altos pero no lo suficientemente altos como para ser diagnosticados con la enfermedad. Al igual que en la diabetes tipo 2, los cambios en el estilo de vida con una alimentación balanceada y ejercicio pueden traer grandes beneficios y normalizar la glucosa, requiriendo medicación solo cuando estas medidas no sean suficientes.

¿Por qué la nutrición puede ayudar a controlar la diabetes? 7,8

Cuando pensamos en la dieta en la diabetes, pensamos en los carbohidratos. ¿Es realmente cierto que hay que excluir de la dieta las frutas, pasteles, panes, dulces y pastas? La respuesta es no. Los carbohidratos siguen siendo fuentes importantes de energía para el cuerpo y no deben excluirse de la dieta. Sin embargo, un factor muy importante es priorizar los alimentos con el llamado “índice glicémico bajo”. Es decir, alimentos que, cuando se consumen, tienen una absorción lenta y desencadenan la glucosa de forma gradual en el organismo. Con esto, hay un mayor control glicémico, previniendo la hiperglicemia. Además de los carbohidratos de bajo índice glicémico, otros factores ayudan a ralentizar el desencadenante de la glucosa después de ingerir carbohidratos. Uno de ellos es el consumo de fibras, que son aliados muy importantes en la dieta de las personas con diabetes, ya que retrasan la digestión de los alimentos que las acompañan y, por tanto, también contribuyen a la prevención de la hiperglicemia.

Además de los carbohidratos, también es importante prestar atención a las grasas y proteínas en la dieta. La recomendación de proteínas es alrededor de 1 a 1,5 g / kg de peso corporal por día. 8 Los estudios muestran que las dietas con una mayor cantidad de proteínas de alto valor biológico, por ejemplo, Whey Protein, tienen beneficios como: 9

  • Mejora del peso corporal;
  • Mejora de la glicemia en ayunas;
  • Menor necesidad de insulina.

Se recomienda el consumo de alimentos ricos en grasas de buena calidad, como el omega 3, para reducir el riesgo cardiovascular, que también se considera una enfermedad derivada de la diabetes. 10
Por tanto, las recomendaciones para el control de la glucosa en diabéticos son:

  1. Consumo de alimentos saludables, que contenga nutrientes como vitaminas y minerales;
  2. Elección de carbohidratos y alimentos de bajo índice glicémico .
  3. Ingesta de alimentos ricos en fibra ;
  4. Inclusión de proteínas y grasas de buena calidad ;
  5. Práctica de ejercicio físico regular.

Muy importante: La dieta debe ser elaborada por un nutricionista y alineada con el médico, considerando todo el historial de los exámenes, así como el peso, estatura y edad del paciente.



Referencias Bibliográficas:

  1. Muscaritoli M, et al. The "parallel pathway": a novel nutritional and metabolic approach to cancer patients. Intern Emerg Med. 2011;6(2):105-112.
  2. Laviano A, Di Lazzaro L, Koverech A. Nutrition support and clinical outcome in advanced cancer patients. Proc Nutr Soc. 2018;77(4):388-393.
  3. Muscaritoli M, Arends J, Aapro M. From guidelines to clinical practice: a roadmap for oncologists for nutrition therapy for cancer patients. Ther Adv Med Oncol. 2019;11:1758835919880084.
  4. Arends J, Bachmann P, Baracos V et.al. ESPEN guidelines on nutrition in cancer patients. Clin Nutr. 2017;36(1):11-48.
  5. Cotogni P, Pedrazzoli P, De Waele E et al. Nutritional Therapy in Cancer Patients Receiving Chemoradiotherapy: Should We Need Stronger Recommendations to Act for Improving Outcomes? J Cancer. 2019;10(18):4318-4325.
  6. Prado CM, Purcell SA, Laviano A. Nutrition interventions to treat low muscle mass in cancer. J Cachexia Sarcopenia Muscle. 2020;11(2):366-380.
  7. Bauer J et al. Evidence-Based Recommendations for Optimal Dietary Protein Intake in Older People: A Position Paper From the PROT-AGE Study Group. JAMDA,2013;4:542-559
  8. Cermak NM, Res PT, de Groot LC, Saris WH, van Loon LJ. Protein supplementation augments the adaptive response of skeletal muscle to resistance-type exercise training: a meta-analysis. Am J Clin Nutr. 2012; 96(6):1454–1464.
  9. Carpenedo FB, et al. Recomendação de proteína: o valor ofertado a pacientes em terapia nutricional enteral total está de acordo com o preconizado pelas diretrizes? Rev BRASPEN, 2016; 31 (2): 172-6
  10. Elke G et al. Close to recommended caloric and protein intake by enteral nutrition is associated with better clinical outcome of critically ill septic patients: secondary analysis of a large international nutrition database. Crit Care. 2014;18(1):R29.