Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Fibras y control glicémico: ¿Cuál es la relación y la recomendación?

Ago 12, 2021
Fibras y control glicémico

La fibra es un carbohidrato no digerible, es decir, pasa por el tracto gastrointestinal casi intacto y la mayor parte se elimina en las heces. Por tanto, aportan pocas calorías al organismo. A pesar de no ser absorbidos por el organismo, aportan beneficios para la salud y son fundamentales en la dieta de las personas con diabetes.

Fibras en el control del índice glicémico 1-3

Las fibras se clasifican en solubles e insolubles y, se recomiendan para personas con diabetes por su efecto en el control del índice glicémico de los alimentos, lo que resulta en una mejora en la respuesta glicémica, ayudando a:

  • Digestión más lenta
    La presencia de fibra en la dieta ralentiza la digestión y la absorción, provocando que la glucosa se libere gradualmente en el organismo, previniendo la hipoglicemia y la hiperglicemia garantizando un mayor tiempo de absorción de la glucosa. 4
  • Reducción de azúcar en los alimentos
    Cuando comemos fibra soluble, esta funciona como una “esponja”, absorbiendo agua y formando un gel, que al mezclarse con los alimentos, captura parte de los azúcares de los carbohidratos. De esta manera, algunos de estos azúcares no se absorben, disminuyendo así el pick de azúcar en sangre. Siendo eliminados a través de las heces. 5,6
  • Acción sobre las hormonas intestinales
    El consumo de fibra está asociado a la acción de las hormonas intestinales, proporcionando una mejor producción de insulina y, en consecuencia, un control de la glucosa. 7
  • Control de peso
    Tanto la fibra soluble como la insoluble tienen un efecto sobre el aumento de la saciedad. La acción de las hormonas intestinales afectadas por las fibras produce un efecto en diferentes áreas del apetito.
  • Actividad prebiótica
    Además, las fibras solubles, como la inulina, se denominan prebióticos, que actúan como sustratos (alimento) de las bacterias buenas en el intestino, mejorando la composición y proporcionando una microbiota saludable, que también se relaciona con la saciedad y varios otros aspectos de salud.8,9

¿Cuál es la recomendación de fibra para las personas con diabetes? 2

La recomendación de fibra para las personas con diabetes es de 14 g / 1000 kcal / día , lo que sería, en promedio, 25 g / día para las mujeres y hasta 38 g / día para los hombres . Las fibras se encuentran en vegetales, principalmente en hojas, tallos, semillas y pulpa. Las principales fuentes alimenticias son: frutas, verduras, legumbres, salvado de avena y cebada, linaza, además de legumbres como porotos, garbanzos y lentejas.
En cuanto a la fibra prebiótica , existen recomendaciones para un consumo mínimo de 4g al día de fructooligosacáridos o inulina . Los prebióticos se pueden obtener de forma natural en semillas y raíces de vegetales como achicoria, cebolla, ajo, alcachofa, espárragos, cebada, centeno, soya y garbanzos. 10,11
Además de los beneficios del uso de fibra en el control glicémico en personas con diabetes tipo 1 y 2, también existe evidencia de que un mayor consumo de fibra reduce las tasas de mortalidad. Un estudio encontró que el aumento de fibra de 15g a 35g por día puede contribuir a una reducción de la mortalidad temprana entre un 10 y un 48% 12
Conclusión: la fibra puede ayudar a controlar la glucosa en sangre, disminuyendo la respuesta de la insulina y la glucosa a los carbohidratos en la dieta, si se consume en dosis suficientes. Los alimentos deben ser ricos en carbohidratos de digestión lenta, como cereales integrales y verduras, y complementados con fibra cuando sea necesario. Es importante evitar los cereales refinados y la sacarosa, además de consumir proteínas e incluir una rutina de actividades físicas . Este conjunto de factores tiene un gran efecto sobre el control glicémico y juega un papel protector contra la diabetes.



Referencias Bibliográficas:

  1. Muscaritoli M, et al. The "parallel pathway": a novel nutritional and metabolic approach to cancer patients. Intern Emerg Med. 2011;6(2):105-112.
  2. Laviano A, Di Lazzaro L, Koverech A. Nutrition support and clinical outcome in advanced cancer patients. Proc Nutr Soc. 2018;77(4):388-393.
  3. Muscaritoli M, Arends J, Aapro M. From guidelines to clinical practice: a roadmap for oncologists for nutrition therapy for cancer patients. Ther Adv Med Oncol. 2019;11:1758835919880084.
  4. Arends J, Bachmann P, Baracos V et.al. ESPEN guidelines on nutrition in cancer patients. Clin Nutr. 2017;36(1):11-48.
  5. Cotogni P, Pedrazzoli P, De Waele E et al. Nutritional Therapy in Cancer Patients Receiving Chemoradiotherapy: Should We Need Stronger Recommendations to Act for Improving Outcomes? J Cancer. 2019;10(18):4318-4325.
  6. Prado CM, Purcell SA, Laviano A. Nutrition interventions to treat low muscle mass in cancer. J Cachexia Sarcopenia Muscle. 2020;11(2):366-380.
  7. Bauer J et al. Evidence-Based Recommendations for Optimal Dietary Protein Intake in Older People: A Position Paper From the PROT-AGE Study Group. JAMDA,2013;4:542-559
  8. Cermak NM, Res PT, de Groot LC, Saris WH, van Loon LJ. Protein supplementation augments the adaptive response of skeletal muscle to resistance-type exercise training: a meta-analysis. Am J Clin Nutr. 2012; 96(6):1454–1464.
  9. Carpenedo FB, et al. Recomendação de proteína: o valor ofertado a pacientes em terapia nutricional enteral total está de acordo com o preconizado pelas diretrizes? Rev BRASPEN, 2016; 31 (2): 172-6
  10. Elke G et al. Close to recommended caloric and protein intake by enteral nutrition is associated with better clinical outcome of critically ill septic patients: secondary analysis of a large international nutrition database. Crit Care. 2014;18(1):R29.
  11. Saini R, Keum Y. Omega-3 and omega-6 polyunsaturated fatty acids: dietary sources, metabolism, and significance - a review. Life Sciences. 2018;203:255-267.
  12. Mocellin et al. A systematic review and meta-analysis of the n-3 polyunsaturated fatty acids effects on inflammatory markers in colorectal cancer. Clin Nutr. 2016;35(2):359-369.